Caen en picada los bonos argentinos, el riesgo país supera los 2000 puntos y alcanza el valor más alto en 20 meses.

folder_openUncategorized
commentNo hay comentarios

Los papeles locales descienden hoy 5% y el índice que elabora JP Morgan avanza 3,2%; ni el anuncio del próximo desembolso del FMI los sostiene

El riesgo argentino consolidó hoy su tendencia al alza, aun cuando ayer se confirmó que el país recibirá antes de fin de mes un nuevo desembolso de FMI por el acuerdo de facilidades extendidas sellado meses atrás. Como contrapartida, los bonos caen hasta casi 5%.

Dicha tasa, que marca el diferencial entre un bono emitido por el Tesoro de Estados Unidos y su par local, escala en la jornada otro 3,2%, con lo que supera la barrera de los 2000 puntos (se encuentra en 2033 puntos básicos). Así, alcanza el mayor nivel desde el 10 de septiembre del 2020, cuando el país concluyó la última gran reestructuración de su deuda tomada del mercado voluntario, retirando los viejos bonos y emitiendo los nuevos.

Precisamente tras dicha operación, es decir, cuando los nuevos bonos empezaron a cotizar, la tasa de riesgo cayó de 2120 a 1101 puntos.

Pero el mal desempeño que tuvieron esos papeles en el mercado desde entonces lo volvió a ir empujando para arriba, aunque no al ritmo que se observa esta semana y que -de mantenerse- los llevaría a duplicar aquel nivel inicial en apenas dos ruedas más.

De hecho, este sensible indicador se mueve al alza por cuarta rueda consecutiva, al combinarse una nueva caída del 1% a 2% en el precio de los bonos globales en moneda extranjera con un aumento en el rendimiento de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos usados por el banco de inversión JP Morgan como parámetro para la medición que, en el caso del emitido a 10 años, volvió a superar el 3% (opera en 3,04%).

Todo se da en el marco de una jornada muy negativa para los mercados de riesgo en general, al crecer la aversión a la exposición a ellos por la preocupación que los inversores muestran al impacto que las subas de tasas previstas para tratar de aplacar el rebrote inflacionario global puede tener en una economía que emite señales de debilidad.

“La verdad es que no encuentran piso. Ya cayeron más del 50% en promedio desde que salieron a cotizar. Es decir, están baratos aun si hubiera un nuevo canje tras este Gobierno. Pero, aun así, nadie los quiere en sus carteras de inversión”, dijo a las apuradas a LA NACION un operador mientras el teléfono no le dejaba de advertir la llegada de mensajes. “Son clientes que buscan explicaciones”, contó ante la consulta de este cronista al respecto.

“Se extiende y acelera la debilidad en los bonos hasta los mínimos desde la reestructuración, dado que la posición técnica desfavorable sigue prevaleciendo ante cualquier amague de mayor demanda por las castigadas paridades y el próximo ajuste al alza en los cupones”, observó el analista financiero Gustavo Ber.

Javier Blanco

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar