Ahora, desdolarización: qué espera el mercado para el contado con liquidación.

folder_openUncategorized
commentNo hay comentarios

El tipo de cambio financiero debería acompañar la mayor nominalidad de la economía. Los analistas no ven que sea momento para dolarizar carteras, aunque la dificultad de encontrar activos baratos juega a favor del billete.

Julián Yosovitch

El salto cambiario se convalidó pero el dólar financiero operó a la baja. Ayer el CCL retrocedió $10 luego de la devaluación. Ahora, el mercado espera que el tipo de cambio financiero acompañe la mayor nominalidad de la economía.

No ven que sea momento para dolarizar carteras, aunque la dificultad de encontrar activos baratos juega a favor del billete.

Devaluación convalidada

El Gobierno devaluó 118%, llevando al oficial a $800. Sin embargo, el contado con liquidación (CCL) se mantuvo estable, que terminó la rueda en los $1040, disminuyendo $10 con respecto al último cierre.

El mercado cambiario ya tenía incorporado un salto cambiario a los niveles que finalmente fue el tipo de cambio y por ello el dólar financiero no aceleró más.

El mercado espera que las señales fiscales incluidas dentro de las medidas anunciadas por el ministro de economía, Luis Caputo, puedan generar cierta estabilidad en el tipo de cambio financiero hacia adelante.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), entienden que la buena sensación que dejaron los primeros lineamientos, deberían evitar un reacomodamiento de la brecha cambiaria.

«Esperamos que el CCL aumente en términos nominales, pero muy por debajo del salto del dólar oficial. De hecho, si las señales fiscales se fortalecen o aparecen nuevos drivers positivos, la brecha podría volver a disminuir. Los desafíos de ejecución del plan serán significativos por lo que mantenemos algo de cautela hasta la llegada de la cosecha gruesa», dijeron.

La clave a mirar hacia adelante pasará por la dinámica que tenga tanto la brecha cambiaria como el tipo de cambio real multilateral.

Probablemente el Gobierno quiera evitar convivir con una brecha cambiaria alta, a la vez que buscará que la Argentina pierda competitividad.

De una u otra manera, es probable que la macro ingrese en un escenario de mayor nominalidad determinada por una inflación sustancialmente más alta.

En ese sentido, los analistas del mercado esperan que el tipo de cambio financiero acompañe la mayor nominalidad en la macro local.

Desde la mesa de trading de un banco local afirmaron que esperan que el dólar siga con su tendencia alcista aunque la velocidad lo determinará la inflación.

«La carrera entre inflación y dólar se va a mantener hacia los próximos meses. Sin embargo, si el ajuste fiscal comienza a dar resultado, es esperable que veamos una suba del dólar inicial pero que luego la expectativa haga desinflar ese avance. Esto implicaría una brecha que posiblemente pueda acelerarse para luego encontrar un equilibrio», dijeron.

Por su parte, Los analistas de Facimex Valores esperan que la brecha se mantenga alta inicialmente, con el Impuesto PAIS poniéndole un piso.

«Los dólares financieros deberían apreciarse ante la restricción fiscal, siempre que el esperado desarme de los pasivos remunerados no inyecte liquidez excesivamente. Si todo marcha como espera el gobierno, el Impuesto PAIS funcionará como un piso a la brecha, gradualmente reduciéndose», sostuvieron.

Federico Broggi, institucional sales de Grupo IEB, explicó que el plan a priori prevé una reducción fuerte del déficit fiscal y un tipo de cambio oficial mucho más atractivo que permitiría acumular reservas.

Broggi agregó que, en este contexto, sin deficit fiscal, por ende menor emisión y, con acumulación de dólares, el CCL no tiene muchos argumentos para verse presionado.

«En este sentido se estaría abriendo una ventana para carry. Nos resulta muy atractivo el sintético de pesos y, la deuda CER de corto plazo como el TX24. A su vez estaremos atentos a los instrumentos que emita el ministerio de economía en la licitación de la semana que viene», afirmó.

¿Oportunidad de dolarizar?

A la hora de determinar si resulta un buen momento para dolarizar carteras, los analistas se muestran con cautela fundamentalmente por el fuerte avance que han mostrado la gran mayoría de los activos.

Los bonos en dólares acumulan subas de más del 35% en las tres últimas semanas. Las acciones en dólares hicieron lo propio, con un rally de entre 30% y 100% en el último mes.

Las acciones en pesos suben 25% en las dos últimas semanas, y acciones dentro del panel líder ganan entre 10% y 62% en el mismo periodo.

Finalmente, los bonos en pesos operan con tasas extremadamente negativas, lo cual da cuenta de la fuerte suba evidenciada en las últimas semanas y que hace difícil la inversión en dichos instrumentos.

En términos generales, si bien los analistas no ven que sea un momento para dolarizar carteras, aunque la dificultad de encontrar activos baratos juega a favor del billete.

Martin Yanzon, head trader de Conosur Investments, no cree que sea momento de dolarizar carteras a estos valores y cree que aquellos que estaban dolarizados, sería conveniente esperar a que se despeje el rally de corto plazo en bonos y acciones.

«Creo que todos aquellos que ya estaban dolarizados, deberían esperar a nuevas oportunidades. Con el S&P Merval en u$s 960 y los bonos cerca de los u$s 40, creo que el mercado ya incorporó a precios parte de la expectativa cambiaria que había previamente, por lo que no me sorprendería que haya algo de baja», comentó.

Con una visión similar, Agustín Helou, trader de Portfolio Investments, considera que veremos una mayor nominalidad en la economía y que si bien el mejor activo para cubrirse es via inflación, estos se encuentran en niveles muy altos, lo cual eleva presión sobre el tipo de cambio.

«No hay dudas que el ahora al que le toca ajustar la nominalidad es a la inflación, pero hay que reconocer que los bonos CER están bastante negativos. El problema es que no hay papeles para indexarse a un buen precio«, dijo.

En ese sentido, agregó que «está claro el benchmark ganador es la inflación, pero llevarlo a la práctica en inversiones está muy difícil por los precios de hoy. Por ello creo que esa falta de claridad de como canalizarlo en la práctica lleva a que algunos opten por quedarse en el billete», sostuvo Helou.

Finalmente, Julio Calcagnino, head de research de TSA Bursátil, advirtió que si bien tras las medidas fiscales y cambiarias anunciadas por el nuevo gobierno, el MEP y CCL mostraron retrocesos en el margen, esto reflejó un ITCRM implícito en esas cotizaciones superior al máximo de la salida de convertibilidad, lo que sugiere un dólar caro.

Calcagnino se muestra con cautela por el actual nivel de los bonos en pesos y de la deuda en dólares.

«El hecho de que la curva CER haya profundizado sus importantes rendimientos negativos, como así también la incertidumbre acerca del pass-through de la devaluación del dólar oficial, el hecho de si el gobierno podrá o no mantener su crawling-peg del 2% mensual y el futuro de las tasas de política monetaria, hace difícil tomar decisiones de inversión», comentó.

En este sentido, el especialista de TSA Burátil entiende que dentro del segmento de inversiones dolarizadas, los bonos «hard dollar» parecen ser el instrumento de mayor atractivo.

Sin embargo, advierte que el potencial de este segmento no viene tanto de su vinculación al tipo de cambio, sino de su capacidad de reflejar una eventual normalización de la macro.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

keyboard_arrow_up