Un 2015 con buenas perspectivas mundiales y cautela local.

PDF
 
En esta edición de nuestro habitual Newsletter, decidimos ir de lo global a lo local. En este contexto, 2015 se nos presenta con ciertas particularidades interesantes. Por un lado la variable que destaca es el fortalecimiento de la economía de USA por sobre el resto, claramente esta variable se ve reflejada por la clara tendencia alcista que ha tenido el dólar sobre el resto de las monedas. Adjuntamos la gráfica del dólar index, una variable que muestra como le fue al dólar versus una canasta de monedas del primer mundo.
 
Claramente podemos observar que el momentum económico de Estados Unidos de la mano de los planes de estímulo económico es la estrella del momento. No creemos que todas las regiones del mundo vayan a crecer en este 2015 que ya iniciamos justamente por este flujo hacia la economía americana que se presenta como refugio de los inversores.
 
Del lado de USA, la burbuja provocada por el exceso de deuda se ha mitigado e incluso estamos ante la posibilidad de una disminución de la misma. La baja en el precio del petróleo a nivel mundial es un fuerte estímulo para el consumo; un galón de petróleo en U$S 2.- es una clara variable expansiva porque implica mayor ingreso disponible para el ciudadano promedio que puede aplicarse al consumo de tecnología, turismo o renovar su propio parque automotor por ejemplo. Son situaciones coyunturales que van directo al consumidor y lo potencian.
 
En este escenario, se puede observar que el promedio de las empresas norteamericanas está gastando más plata que en años anteriores, se puede verificar por ejemplo que han aumentado las inversiones relacionadas a recambio tecnológico. Claramente aquellos que consideraban que Estados Unidos iba en un rumbo de colisión después de la crisis de las subprime se han equivocado. Hoy el ritmo de mercado lo sigue marcando una economía norteamericana que observa niveles prácticamente de pleno empleo (5,5% de desempleo) y es receptora de un flujo incesante de divisas. 
 
Con respecto  a nuestras recomendaciones, creemos que el S&P 500 todavía tiene recorrido y podemos pensar en llegar a niveles de 2200/2300 puntos en un mediano plazo. Dentro del índice, claramente los sectores que más nos gustan son el tecnológico, el financiero y aquellos vinculados a consumo.
 
Mientras USA se mantiene firme en todas sus variables, luego de varios años de desaciertos, Europa empieza a dar indicios de comenzar a  generar una reversión en sus tendencias. La caída del euro versus al dólar (de 1,37 a 1,09 año vs. año), petróleo barato y el inicio de planes de estímulo fiscal, son tres variables a considerar para la coyuntura europea. Creemos que esta triple combinación ayudará a la zona euro a un aumento de exportaciones e incremento del turismo. Esto sumado a los estímulos fiscales estaría dando la base de despegue para los países europeos atormentados por varios años de recesión. ¿Estamos ante una oportunidad de ingreso a los mercados europeos? Creemos que sí, es por eso que recomendamos incrementar posiciones en acciones de empresas europeas de “value”. En este entorno deberíamos comenzar a ver mejores resultados en sus balances en el mediano plazo.
 
Mientras tanto, en nuestro país, en nuestro último Newsletter del año 2014 planteábamos la necesidad de ser cautelosos hasta tanto ver hacia donde evolucionaban las diferentes variables económico-financieras. Priorizamos una estrategia de cobertura y no de tomar riesgos innecesarios ante varios frentes abiertos que podían desencadenar en algún estrangulamiento financiero.
Hoy, creemos que ha sido correcto tener esta estrategia porque antes que nada evitamos lo que habíamos llamado un salto de tiburón que nos sorprendiera en nuestras inversiones cuando menos lo esperáramos. Ahora, con un horizonte en apariencia más tranquilo, creemos que podemos empezar a reposicionar nuestro portfolio.
 
Seguimos convencidos que la gran mayoría de las variables financieras de este modelo económico presentan desfasajes. El tipo de cambio está retrasado, hoy la mayoría de los  sectores de nuestra economía no son competitivos, la recesión ya está enquistada con números que ni siquiera las estadísticas oficiales pueden maquillar. Desde el 2011 hasta hoy nuestro país fue un paso atrás en términos económicos. Nos pareció interesante en este Newsletter, mostrar la evolución del Merval argentino deflactado por el llamado dólar bolsa, es decir aquel dólar que puede comprarse en el mercado de capitales sin restricciones de cantidades. Asumiendo que el Merval es una buena muestra de cómo les ha ido a las empresas locales, esta gráfica es esclarecedora.
 
Como podemos apreciar, las empresas argentinas nominalmente hablando han aumentado sus cotizaciones y el índice está casi en sus máximos históricos (parte inferior de la gráfica). Pero cuando deflactamos los números por el tipo de cambio dólar-bolsa, podemos ver que, después de 4 años, estamos exactamente igual que antes (parte superior de las gráficas, línea verde). Si usamos el tipo de cambio oficial encontraremos que se tuvo un crecimiento pero claramente que el mismo es ficticio y demuestra el retraso cambiario.
 
Sin embargo, ya estamos entrando de lleno en la campaña por la sucesión presidencial y parecería que nadie está dispuesto a querer sacar los “pies del plato” en términos de decisiones económicas. Y ese es el escenario base con el cual vamos a trabajar los próximos meses. Todos sabemos que el dólar oficial está retrasado, pero por otro lado, tal como lo dijimos hace varios meses atrás, tenemos muy en claro que este gobierno no va a volver a devaluar para no quedar en la historia como el que convalidó un tipo de cambio más alto y no protegió el valor de la moneda. Y lo mismo ocurre con los problemas con los holdouts y los fondos buitres por ejemplo… los bonos argentinos no se destruyen de valor no por la estrategia del gobierno si no justamente porque todos los operadores consideran que este gobierno se está yendo y se posicionan en los mismos considerando que el sucesor tendrá que sentarse a solucionar los problemas heredados. 
Por el lado de los actores que no son gobierno, tampoco les interesa salir en cadena oficial con nombre y apellido como desestabilizadores de la paz social. Es por eso que creemos que nos esperan meses relativamente tranquilos donde nadie se saldrá de la media que hemos visto en los últimos meses. Siguiendo ese razonamiento, mantendremos nuestras posiciones en bonos en dólares (hoy ganar un 7% anual es realmente alto en un mundo donde la tasa de interés tiende al 0%) y lo mismo en colocaciones a tasa de interés en pesos vía Fondos Comunes de Inversión de renta fija o compra de cheques de pago diferidos (con tasas más cercanas al 25-26%).
 
Con respecto a los bonos dólar link, creemos que todavía no es momento de posicionarnos, pero a medida que nos vayamos acercando a la fecha de recambio eleccionario va a ser cada vez más evidente que el gobierno entrante va a tener que convalidar un nuevo tipo de cambio y, por ende, estos bonos son los que mejor van a captar dicha realidad.
 
En renta variable local, más allá del rally y posterior corrección que vivimos en los últimos meses. Algunas acciones se muestran con buenos recorridos y potencial. Banco Macro y Pampa Holding muestran canales ascendentes interesantes. Dentro del sector petróleo, y aun considerando que todavía no tiene momentum, nos decidimos por YPF sobre TS por presentar mejor potencial.  
   
Seguiremos de cerca la evolución de las diferentes variables financieras, recién empezamos el 2015 y el mismo se presenta muy interesante tanto a nivel mundial como local.
 
Cordiales saludos
Lic. Diego G. Polini